PAGINAS DEL PROYECTO ARAÑANDO....

SECCIONES

  • HISTORIA DE LA PROSTITUCION - *Texto Martín-Cano* *DE LA ARCAICA AUSENCIA DE VINCULACIÓN MUJER-VARÓN, A LA INSTAURACIÓN DEL MATRIMONIO* En época arcaica, dada la creencia en la ause...
    Hace 5 años
  • - LAS ADICCIONES EN LAS MUJERES A partir del anterior análisis podemos plantearnos algunas reflexiones en torno a las mujeres y las adicciones: - La mater...
    Hace 5 años
  • PROSTITUCION INFANTIL - Cuando un individuo busca mantener relaciones sexuales con niños o niñas y no quiere correr el riesgo de ser denunciado, tiene una segunda opción : acudi...
    Hace 5 años

jueves, 19 de junio de 2008

SEXUALIDAD EN LOS JOVENES

Históricamente, la tarea de instruir a los adolescentes sobre el sexo ha sido responsabilidad de los padres. Sin embargo, la comunicación paterna en materia sexual puede estar influida por las inhibiciones de los padres o por las diferentes tensiones entre ambas generaciones. Según estudios realizados, está demostrado que una gran mayoría de jóvenes reciben muy poca información sobre materia sexual por parte de los padres.

La adolescencia es una etapa de hallazgo y manifestación; una época en que la maduración intelectual y emocional corre paralela con el desarrollo físico, generando una libertad y un creciente apasionamiento vital. No es únicamente un periodo de turbulencia y agitación, también suele ser una fase de goce y felicidad que marca el tránsito agitado y tumultuoso al estado adulto.

Hoy en día, la educación sexual hace referencia a los temas incorporados al programa de educación vigente, sobre este tipo de enseñanza en las escuelas primarias y secundarias no abarcan la totalidad del tema, y este se da generalmente como parte de la materia o asignatura ciencias de la naturaleza o educación para salud. No hay un programa obligatorio para impartir este tipo de información, pero una política del Ministerio de Educación entrega orientaciones y fija lineamientos de acción para enseñar esta materia en las instituciones.

Los programas de educación sexual comienzan demasiado tarde entregando consejos poco realistas.

Es necesario que los padres de familia, las autoridades estatales, así como los diferentes organismos de la sociedad civil formen un frente común en defensa de la juventud y en especial de las jóvenes que se encuentran en grave riesgo de caer en las garras de la prostitución

EN LA U.....

La prostitución de la juventud pauperizada también afecta al medio universitario. El precio prohibitivo de los alquileres, las dificultades para llegar a fin de mes o simplemente conseguir algún dinerillo extra para salir los fines de semana y comprarse ropa de marca llevan a los estudiantes a poner su cuerpo en el mercado.

Según el sindicato SUD-Etudiant, unos 40.000 estudiantes –en su aplastante mayoría mujeres– se prostituyen, es decir uno de cada 57 estudiantes. “Es una cifra plausible. Representa cerca del 2% de la población de las facultades, mientras que en Inglaterra, la prostitución llega al 10%”, afirma el sindicalista Paul Degruelle, entrevistado por el diario 20 Minutes. La cifra es también juzgada realista por la Organización de la Vida Estudiantil (OVE), integrada por sindicatos estudiantiles, representantes de la educación superior y del Estado francés.

La OVE señala que 45.000 estudiantes viven una situación de “gran pobreza” y 225.000 tienen graves dificultades para financiar sus estudios. Un informe del gobierno francés publicado en 2000 cifraba en 100.000 la cantidad de estudiantes que vivía bajo la línea de pobreza (650 euros por mes). De todos modos, al ser ocasional y sin intermediarios, los gremios reconocen que es difícil tener una idea cabal de la magnitud del comercio sexual de los alumnos.

Mientras tanto, la oferta de sexo, sobre todo virtual, prolifera en los clasificados de páginas web dedicadas a los estudiantes. Es el tema del libro La prostitution étudiante à l’heure des nouvelles technologies de communication (La prostitución en la era de las nuevas tecnologías de la comunicación, 2008), de la joven socióloga Eva Clouet.

El ensayo, fruto de una investigación en el Campus de la Univesidad de Nantes, pone el acento en las nuevas posibilidades que ofrece internet a la prostitución estudiantil, como las webcams, los blogs eróticos, los servicios de escort girls o de lencería usada, tal como reza el aviso de una parisina publicada en Missive: “Joven estudiante ofrece ropa interior usada. Vendo bombachas, strings, medias, lo que usted pida. Acepto pago electrónico vía Pay Pal”.

Una de las tesis del libro de Clouet es que esta nueva modalidad se distingue de la prostitución tradicional por la posibilidad de seleccionar a los clientes en una “atmósfera de complicidad”, al tiempo que desarrolla una socialización que tiene en cuenta las diferencias generacionales y de clase.

En cuanto al fenómeno del trueque sexual, también se practica en otros países, como Estados Unidos, Italia o España. Basta con ir, por ejemplo, a la Craiglist norteamerciana o al portal universitario ibérico de Campus Anuncios y, en el rubro “Vivienda”, teclear “sexo”. En la página web española, el primer resultado es un centenar de propuestas que comparten un mismo barniz cool: “Hola, soy un chico de 30 años, apuesto, limpio, respetuoso. Ofrezco piso a chica gratis a cambio de sexo, cuando nos apetezca a los dos, sin forzar, sin malos rollos, de común acuerdo. Mandar al e-mail fotos (todas las que puedas), aficiones, edad, etc... y todas las preguntas que se te ocurran”.

Para el psicosociólogo especializado en sexo Erik Pescador, entrevistado por el diario madrileño El País, proponer sexo como herramienta de pago de alquiler en internet no obedece a un movimiento de desinhibición. “Tiene que ver con la soledad y con la cosificación de la sexualidad.” Según sostiene, la gente tiene cada día menos capacidad para relacionarse cara a cara y muchos recurren a estos subterfugios: “Unos a ligar por internet, otros a las agencias matrimoniales... Quizá esto sea tan sólo la última vuelta de tuerca”. Sin embargo, Pescador asegura que nada de esto ocurriría sin un contexto de pauperización y sin “una sociedad como ésta, donde todo se capitaliza”.